Sonetos, sonsonetes y otros versos de la calle

El donador de versos

Juan Pablo Picazo

Ningún poema puede cambiar el mundo,
pero en cada mundo el poema cambia
y este poeta escribiendo es un mundo
cuya estridencia falaz intercambia.

Todo en el mundo me ha postergado,
lo mismo la estrella, el salario ruin,
debiera hollar ya otro mundo al cayado
viejo profeta de muy crecida crin.

Pero duermo bajo el peso del hambre,
colectando fugaces bilimbiques
como milagros de seda y alambre.

Masticado así por tiernos caciques,
se mira cual marioneta de estambre,
el donador destos pa’que trafiques.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.