Noctívago

Pavarotti consumatum est*

Juan Pablo Picazo

La noche ha sido declarada,
a nadie le importa el miedo
ni la sal perdida
de las piedras.

Sólo un gato
me comparte su furia
con desprecio
y enhebra espíritus
para llevar tras los portales,
como acostumbra.

La noche ha sido declarada
y sólo los locos
hemos sido preparados,
hemos vivido en ella
antes de la cicuta,
antes de la cruz,
antes de la guillotina,
las cámaras de gas
y los hornos crematorios.

No escuchan nunca nuestros versos
porque no se venden,
porque no pueden ser cambiados por billetes,
ni hielos para sus bebidas.

La noche
se ha marchado
con la voz de Pavarotti,
y su ibertad completa,
acostumbrada
a todos los deshielos.

La noche ha sido declarada,
los demás continuaremos ciegos
con los caminos agrietados,
caídas las ciudades,
y prisioneros de simuladores y ladrones.


*En Cuernavaca hemos tenido a Pavarotti durante muchos años. De algún modo  todos le hemos llevado hasta la muerte. Un poema no resarce ni consuela, pero ahí está en honor de quien hoy más tarde, parte a su último reposo donde por fin algo parecido a un techo habrá de resguardarle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.