Locutorio

La policía total, el cyberpunk, y el estado de Morelos

Por Juan Pablo Picazo
Entrevista realizada para la revista Check-In Morelos, si quieres leer la entrevista en la revista digital, sigue este enlace.
De algún modo Gerardo es uno de los hombres de negro. Aunque anda de mezclilla y no de casimir, y en lugar de las impolutas camisas blancas con corbata, porta orgullosamente playeras que delatan su vena geek, o su amor por el heavy metal y otras tendencias musicales muy cercanas. Es un escritor morelense de talla internacional que ha publicado dos libros de cuento, ocho novelas, y ha aparecido al menos en una docena de antologías. Ocho premios nacionales e internacionales hablan de la calidad de su obra, de la audacia de sus exploraciones técnicas, de la fuerza de sus imágenes y su arquitectura literaria.

Origen de la vocación

El Lobo oscuro nació en Cuernavaca un 10 de mayo, pero pasó su infancia y adolescencia en Jojutla, la ciudad que se levanta. Ahí aprendió su oficio, maduró su profesión, aunque no era lo que tenía en mente para sí, pues soñaba con hacer cómics; por no dejar, estudió una carrera técnica y una ingeniería. Así lo hablamos: — Gerardo ¿por qué el oficio de escritor en una tierra como esta y en un tiempo como este? —  Bueno, no hay una respuesta fácil para esa pregunta. Creo que hay cosas que nos van conduciendo de manera inevitable, que nos van orillando a nuestro propio destino. ¿no? Yo originalmente no hubiera pensado en ser escritor, pero son cosas que se fueron dando por sí mismas. Lo mío siempre fue la imaginación, así que empecé a escribir. Y fue natural, la escritura me satisfacía más que ninguna otra cosa. Fue así de simple, no hay una gran estructura detrás de estas decisiones, es algo que vas encontrando y te vas enamorando de ello. La literatura, como gran parte de las artes, depende del amor que le tengas, si la ves como negocio, nomás no funciona.

El Cyberpunk

Los especialistas reconocen a Gerardo Horacio Porcayo como el introductor del subgénero Cyberpunk en México e iberoamérica; no obstante su obra se extiende a otros géneros como el terror, la fantasía, y la novela policiaca, las cuales ha explorado de manera independiente en distintas piezas y que ensambla magistralmente en El cuerpo del delirio, novela publicada hacia 2015 y en la que logra un efecto perturbador y sorpresivo con su manejo sui generis de las técnicas de superposición de planos temporales y espaciales. Conversamos: — Se te reconoce como el introductor del Cyberpunk en México ¿Qué tan importante es para tu obra? —  El Cyberpunk es una vertiente de la ciencia ficción, nada más. Aparece originalmente hacia 1984. Aunque muchos lo sitúan en 1982 con la película Blade runner, de Riddley Scott, quien funda toda una estética completa de lo que es el cyberpunk, pero es al final de cuentas, ciencia-ficción. Otra vez, aquí depende mucho de cómo vamos creciendo ¿no? Yo crecí mirando en la TV animaciones japonesas con esa obsesión por la tecnología. Creo que ese fue mi primer encuentro, mi primer reconocimiento. Ver series como Astroboy, que tenían esta dinámica, y cuando empiezas a leer, buscas eso que ya te gusta. Creo que primero tenemos que ser lectores, el proceso es así. Siendo lector, me gustó la ciencia ficción, seguí escribiendo. Me fui a vivir a la Ciudad de México, y una cosa que te pasa cuando vives en una ciudad como esa, es que vives aceleradamente. No hay tiempo para prácticamente nada, es decir, todo el tiempo es urbanidad en sí. Y con todos los recovecos que va creando la urbanidad, de pronto hace falta alguna manera de narrar esa grisura, y junto a ella, esa ansia por la tecnología, el cyberpunk te da esas posibilidades. “Eso es el cyberpunk, —dice entusiasmado—  de lo que habla es de la violencia citadina, la adicción a la tecnología, te permite abordar la existencia de los diversos paraísos artificiales y pues hoy en día, el paraíso artificial más común es Facebook: ahí tengo chorromil amigos, soy popular, bla, bla, bla, Facebook es un paraíso artificial. A lo mejor todavía no en la plena virtualidad como los videojuegos, que son otra vertiente de paraísos artificiales. En mi primera novela La primera calle de la soledad, salió en 1993, ya era cyberpunk, aunque entonces estaba más clavado con las religiones porque una de las cosas que más me saltaron en Morelos es que hay, o había entonces, un florecimiento de nuevas sectas, sobre todo en mi pueblo, en Jojutla, donde crecían desmesuradamente.

Plasma Exprés

Plasma Exprés, portada | La hormega | Juan Pablo Picazo— Háblanos sobre Plasma express, tu último libro —  Mi más reciente novela —aclara entre risas—. — Bueno, si. Mil disculpas, suena horrible. — Si, oye. El último será cuando ya no pueda levantarme de la tumba. Si, Plasma exprés, mi más reciente novela, es un libro que tenía ya bastante tiempo en el horno, y que en conjunto muestra varias cosas que tienen que ver con mi forma de escribir; en el fondo, de nacimiento, debo a la TV mi parte de ciencia ficción, y a mi abuela mi afición por el terror, todo esto de aparecidos, fantasmas, etcétera; y en esta novela como que se combinan ambas vertientes. Los personajes principales de esta novela, aparte de la Ciudad de México misma, son unos tecnodelincuentes, que se autodenominan Vricolacas, vampiros autoconstruidos, es decir personas góticas que pagan por transformarse: ponerse colmillos retráctiles, modificarse el estómago, conectarse virtualmente, todo para parecer un vampiro; y son hackers; y a partir de esta premisa o de estas comunidades, de estas tribus urbanas, se despliega una especie de complot internacional. Es una novela que empieza en la Ciudad de México, se va a Buenos Aires, y se mueve un poquito por todo el mundo, entonces es una novela de ciencia ficción, cyberpunk, es policiaca, y para hacerlo más claramente… bueno varios de los personajes son la policía, un cuerpo policiaco que se denomina Policía Total, un poquito jugando con ese concepto del Mando Único y todo esto que ha venido sucediendo en nuestras tierras morelenses. Habla de varias cosas y entre ellas, no sólo la violencia citadina, no solo la adicción a la tecnología, sino también el cambio climático, pues en esta novela algo ha pasado que hay satélites para controlar el clima y funcionan como pequeños soles que controlan el clima en todas partes menos en México. A partir de esto hay otra trama de la novela, pero lo que busca fundamentalmente, es denunciar esta adicción que tenemos por la tecnología a muchos niveles, pero que ya no podemos librarnos de ella.

Cyberpunk y neohumanismo

— De algún modo esta novela entronca con la filosofía posthumanista o neohumanista ¿no? — Si, yo creo que así es y que gran parte de este posthumanismo nace de la misma literatura; precisamente de este ánimo de transformación, incluso por ahí hubo un programa que se llamó “Tabú”, en el que se apreciaban estas modificaciones faciales, gente que se pone cosas bajo la piel, eso es puramente estético ¿no? hay toda una serie  de programas que se han hecho al respecto, pero es un hecho que estamos modificándonos, pero es una respuesta a los rechazos que la sociedad tiene ¿no? Y es que la sociedad postula la existencia de seres ideales ¿no? que deben vestir de determinada manera, lucen de determinada manera, lucen igual, tienen coches de determinadas formas, y quienes no entramos en esa norma, o una de dos: o peleamos todo el tiempo queriendo atrapar eso, o te conviertes en el rebelde, en el raro el que se viste como le da la gana y eso no es nuevo; de algún modo empezó con el Punk, y de muchas otras maneras: mucha gente se llenó de piercings, se cortaron el pelo, etc. En ese sentido esto viene ya desde hace mucho tiempo por esta fantasía de la mejora del ser humano y en los 70’s con el hombre nuclear, y la onda cyborg… hay cosas que uno desearía, es aspiracional. Cada modificación tiene un sentido y un objetivo, este asunto contra la discriminación que ha tomado muchos caminos. No obstante, seguimos siendo una civilización discriminatoria.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.