La palabra escrita

Pensarte

Anahí Domínguez

Cuando te pienso
pienso en todos los momentos,
los felices y agradables,
manera dolosa de tenerte
es el recuerdo el que te contiene.

Recuerdo los gestos
Miradas.
Accione que tenías,
Memorias que me acompañan.

Pienso en tu caminar,
discreto y sutil.

Esa manía tuya
de tirar tu manga izquierda,

Pienso en la forma
en que muerdes tu labio inferior
después de lanzarte una pregunta
y no tenerme respuesta.

Pienso en tu sonrisa,
y cómo creía que se iluminaban
tus ojos al ver la mía.

Pienso, además, en tus pasiones:
en cómo bendicen tu alma
y te desenredan
la manera necia de tu pensar.

Pienso en ti constantemente
Y luego distraigo
tu fantasma con cualquier anomalía.

Recaigo.
Pienso de nuevo en tus labios.
Tus labios y los míos,
juntos, deseándose.

Pienso en los besos
en la frente,
que me evocan la más alocada ternura.

También recuerdo ese último abrazo,
un abrazo que parecía una despedida de piel.

Pienso en todo lo que nos dijimos.
Recuerdo tus palabras, una a una.
Esa necesidad de negociar entre la compañía o la soledad.
Esa necesidad de explicarme tu destino ya ya dicho, ya escrito.
Y valoro, y más aún, respeto tu forma de ver la vida
Tan ligera y libre.

Y esta lista
es constantemente recapitulada
en mi mente,
ahí, donde guardo
a quienes fuimos.

Quienes creí que fuimos.
Ahí, donde ahora solo serás el recuerdo perpetuo.
El recuerdo que no quería que te convirtieras.

Anuncios

La palabra escrita

Supresión

Anahí Domínguez

Me estoy olvidando de ti
y duele el alma mía.

Me estoy olvidando de ti
así como tú lo has hecho.

Me olvido de tus recuerdos:
los suprimo despacito
me desprendo uno a uno
del mejor al peor y viceversa.

Me estoy olvidando de ti
de la peor manera
tenerte tanto cerca,
viéndote constantemente.

Me olvido de ti
con el ansia
de empezar de nuevo
que mi vida regrese a mí
y que mi alma se sienta abrigada
con mi soledad.

Este bolígrafo lleno de tinta
y mis hojas en blanco
exigen volver al ejercicio de la escritura
pero duele plasmar
versos desgastados
con tu ausencia.

Duele no tenerte cerca
duele ver cómo vacilas siempre
Duele tu constante recuerdo.

Eres una voz desgastada
lágrimas contenidas
nudos de garganta
y sonrisas sin felicidad.

Y aunque te extraño,
no quiero que regreses. 1

La palabra escrita

Si no sabes querer

Anahí Domínguez

Si te quedas, quédate bien
completo
sincero
con devoción.

Si, con devoción,
porque acompañar a alguien demanda devoción,
sin terceros, sin reservas
¡Vacíate carajo!

Dame tu amor a cuentagotas,imagen2
para que no lo desperdicie y para que te crea.
Para que te sienta real, congruente.

Dame una estancia
un pequeño espacio en tu pecho
donde pueda refugiarme
de éste mundo tan hostil
que solo
nos hace sentir solos.

Quiéreme
de la manera que sepas querer
y, si no sabes,
toma de mí los motivos
para demostrarme alguna forma tu sentir. 1

La palabra escrita

Escribir

Anahí Domínguez

La palabra escrita

Si no es amor, ojalá sea paz

Anahí Domínguez

Eres como el agua
en mi desierto.
Pero eres primavera.

Te cantaba
sobre la luna llena
y me decías
que ésa noche
habría lluvia de estrellas.

Eres labios sabor a whisky,
habitación veintiséis
y aquél que sin intención
me rescató de mi.

Quisiera conocer de ti
todo lo que ahora desconozco,
profundizar en tus memorias,
alojarme en un pequeño espacio de tu pecho.

Tengo grabada
tu expresión de sueño
y las caricias que te di;
deseo volver
las veces necesarias
para sonreír de la forma más pervertida
o más pura posible.

Quiero,
ahora,
conjugar todos los verbos
que queden con placer,
todo tipo de placer,
porque es ahí
donde se encuentra la verdadera felicidad.

No sé si a tu lado
se consiga ser feliz,
pero cariño,
me encanta pasar el tiempo contigo
no importa si es viendo la peor película
o disfrutando la cerveza más refrescante.

¿Tienes un plan para mi?
Mí plan es no tenerte un plan,
sino disfrutar lo que podamos
y hasta donde queramos dar.

Me asusta
que te asuste,
pero es así
como comienzo a quererte. Lh