Lluvia pixabay La hormega

Otro mundo

Mundi tempus pluviæ

Juan Pablo Picazo

 

Ebrio de lluvias
me ha nombrado el sol
padrino de sus muertos.

Por salir de casa
hice catwalk sobre la barda,
pues lago abajo
calle cotidiana ya no estaba.

Niebla crecida,
lagartos de vitrofibra
me persiguen
y me invitan
a sus cálidas barrigas.

Así, en digestión,
soy viajero
luego olvido.

Anuncios
Foto: Pixabay

Noctívago

Inflamable

Juan Pablo Picazo

Perdido igual que siempre
busco portar
las antorchas
mismas
que regalan a otros
para iluminarse.

Y les veo flagrantes,
paso marcial y legajos de excelencia
andando entre vallas
de humanos postrados.

Pero siempre
estoy muy lejos de los pebeteros,
mando mis murciélagos
con los mensajes
y sólo aporto combustible
para las llamas que darán a otros.

Y recorro mis oscuros lares
con esta constante,
débil luz que dan mis venas,
en la invisibilidad,
inaudito,
inviable,
pero a voluntad inmarcesible.

Foto cortesía Proyecto Siqueiros: La Tallera

Cynthia Gutiérrez interroga al espectador con su obra en La tallera

  • La muestra Todos los siglos son un solo instante culmina el próximo 14 de julio

Juan Pablo Picazo

Todas las fotos son cortesía de Proyecto Siqueiros: La Tallera 

— ¿Qué es el arte?

La pregunta es un lugar común, pero siempre válida, siempre necesaria. Cada creador es un explorador, un confeccionador de universos. La conversación transcurre en la cabina de la radio pública del estado de Morelos, durante la transmisión en vivo de El ojo de la mosca, programa del Instituto Morelense de Radio y Televisión (Imryt), a mediados del pasado mes abril. La joven de pelo corto y semblante reflexivo responde de inmediato:

— Pienso que el arte es una respuesta a mi confrontación del día a día con el mundo. No sé, en una acción de todos los días, como cuando tal vez se te cae algo, o cuando caminando todos los días por el mismo lugar, un día notas algo diferente; eso puede detonarte un montón de cosas, y te puede dar muchas respuestas. El arte justo hace eso: enmarcar ciertos momentos que de alguna manera se vuelven más significativos por alguna razón, y en algún momento.

Quien así habla es Cynthia Gutiérrez, artista plástica cuya búsqueda estética centra su atención en el tiempo y la memoria en la exposición Todos los siglos son un solo instante, con curaduría de Michele Fiedler y Silverio Orduña, que actualmente se exhibe en La Tallera. Su trabajo cuestiona, experimenta, y propone otros enfoques a diversas preguntas, escarba haciendo que la obra quede a la espera de quienes se enfrentan a ella.

“Intento que mi obra no sea una respuesta o un círculo cerrado”. Afirma a quien se considera una de las artistas jaliscienses más sobresalientes en la actualidad, continúa: “Mi obra debe ser completada por el espectador. Así la obra es más una serie de cuestionamientos que de respuestas; son cuestionamientos que tengo sobre varias cosas, y que van desde la construcción de una identidad y la construcción de la historia de alguna manera; pero siempre hay esta especie de comparación entre estructuras muy rígidas y otras posibilidades más sutiles que van por ahí avanzando…”

En Todos los siglos son un solo instante se incluyen tres producciones nuevas: una instalación de rocas de recinto volcánico intervenidas con textiles, un desbordamiento monumental de fragmentos de piezas de barro y una serie de calas estratigráficas en las paredes de la sala de exhibición.

Para Cynthia Gutiérrez cuestionar el tiempo es importante, pues no se trata de un concepto inmóvil, o de una intocable verdad. Así se expresa: “Creo que el tiempo es algo muy complejo, me encanta cómo muchas veces se desfasan el tiempo que se mide en un reloj y el tiempo que sucede adentro de nuestras cabezas, pues va corriendo a velocidades muy distintas, por lo que a veces se siente que un momento a veces es muy largo, y a veces se esfuma en un instante.”

— Pero ¿Qué es el tiempo para Cynthia Gutiérrez?

— Creo que esa es una buena pregunta. Ojalá y tuviera una respuesta para eso. Nos dice y entre risas, añade: Creo que eso es lo que estoy planteando: ¿Cómo podemos tener una idea generalizada del tiempo cuando es tan variable? Pero bueno, para mí justo la idea de permanencia y la de fugacidad son algo que me importa mucho.

Además del el desfase del tiempo, la artista se ha centrado en preguntarse críticamente sobre los engaños de la memoria, lo que es de crucial importancia en su investigación artística, de esta manera lo expone: “En mi trabajo el tema de la memoria, que tiene mucho que ver con el tiempo, es algo que está muy presente y justo me interesa cómo la memoria, de alguna manera, engaña ¿no? Entonces también la memoria también entraña sus preguntas: ¿Es lo que recordamos o es otra cosa? ¿Es la memoria algo que se impone? ¿Qué tan real es? Y hay que mirar la memoria colectiva, la memoria individual… Y a eso se pueden agregar otras preguntas ¿Cómo se escribe la historia? ¿Qué sucede con los relatos contados oralmente?

Tiempo y memoria son un binomio que inquieta a esta artista; así su investigación plástica ha encontrado vías de exploración a través de paredes, textiles, y piedras. Cualquier objeto posee una memoria, tiene una historia y puede contarla. Todos los siglos son un solo instante, exposición de Cynthia Gutiérrez, puede ser visitada en La Tallera desde el pasado 27 de abril y estará en exhibición hasta el próximo 14 de julio.

La muestra

La exposición de Cynthia Gutiérrez en La Tallera propone cuestionar el peso del tiempo sugerido por la edad y las dimensiones de las rocas volcánicas, así como explorar las capas de memoria depositadas en los textiles, los procesos artesanales y los muros del museo que funcionó como taller de David Alfaro Siqueiros. La muestra se ha centrado en preguntarse críticamente sobre las cualidades de memoria y permanencia características de la escultura.

“En Así comienza una montaña (2019), esta nueva obra para La Tallera, los textiles se integran como vetas propias de la piedra. En algún punto esas vetas la parten por la mitad, pero al mismo tiempo la sostienen, la amalgaman. No es muy claro si la tela acabará por reventar la roca y ser más fuerte que ella o que intente sobresalir por estar tan comprimida y atrapada. Esas mismas incisiones pueden compararse con momentos históricos de quiebre”, explica la artista.

Para el montículo que compone la pieza Marcha de tierra (2019), se utilizaron fragmentos de réplicas prehispánicas elaboradas en Chapala, Jalisco, y restos de artesanías de barro provenientes de talleres de Tlayacapan, Morelos. De acuerdo con Gutiérrez, el trabajo artesanal es un oficio que intenta darle continuidad a una práctica cultural para que no desaparezca. Generar la duda de si los fragmentos son tepalcates originales o no, e s una de las intenciones de la obra para hablar sobre el valor histórico y económico de la memoria.

Como elemento fundamental de la exposición, debido a que aborda directamente la historia del inmueble, la pieza Murmullos nacionalistas (2019) es una serie de calas estratigráficas que rastrean la producción muralista de Siqueiros en lo que fuera su taller de Cuernavaca. A partir de una revisión del Acervo Fotográfico del museo, la artista construye una ficción para encontrar huellas de pintura en las paredes. Según Gutiérrez, “La Tallera es un espacio que cuando entras, tratas de imaginar cómo era el trabajo de Siqueiros aquí. Su sistema de poleas, sus zanjas y sus dimensiones dicen algo. Pero al escarbar esos pedacitos en el muro, se puede completar la imagen.”

Todos los siglos son un solo instante toma su nombre de un verso incluido en el poema Piedra de sol, escrito por Octavio Paz en 1957. A partir de esta referencia poética, el proyecto curatorial de la exhibición propone conectar varias temporalidades que corresponden a la historia nacional y la de Cuernavaca, así como varias etapas de producción artística de Cynthia Gutiérrez. La muestra se completa con reconfiguraciones, remontajes y obras anteriores de la artista que persisten en el cuestionamiento de un tiempo que, aunque sólido, invariablemente se ha desvanecido.

Síntesis curricular de la artista

Cynthia Gutiérrez (Guadalajara, 1978) estudió Artes Visuales en la Universidad de Guadalajara. Su trabajo es una búsqueda constante por analizar la memoria en distintos niveles y generar tensiones o fisuras en los esquemas establecidos.

Sus reflexiones y procesos parten de situaciones de conflicto, terrenos inestables e indefinidos, cuya vulnerabilidad permite el desplazamiento en múltiples direcciones. A partir de fragmentos, reconfigura imágenes que alteran trayectos habituales y desestabilizan estructuras ofreciendo alternativas que operan simultáneamente entre realidad y ficción. Articula elementos históricos desde una nueva postura con cronologías distorsionadas que evidencian la imposibilidad de generar recuerdos precisos y revelan la fugacidad de la historia.

Entre sus exposiciones individuales más recientes destacan No para siempre en la tierra (Proyecto Paralelo, 2019), Persisting Monuments (SCAD Museum of Art, 2017), Paráfrasis del estrago (Museo de Arte Raúl Anguiano, 2016), Pop-up Summer (Proyecto Paralelo, 2016), Abismo flotante (Casa del Lago, 2015), Coreografía del colapso (Proyecto Paralelo, 2014), Notas de carnaval (Museo de Arte de Zapopan, 2011), entre otras.

Su trabajo ha sido incluido en muestras colectivas como Fragmentos Americanos. Una lectura de la Colección Proyecto Siqueiros (SAPS, 2019), Parajes de lo vago (Proyecto Paralelo, 2017), Chingaderas Sofisticadas (Kohn Gallery, 2017), SABER ACOMODAR: Art and Workshops of Jalisco 1915–Now (Museum of Contemporary Art Denver y ASU Museum of Art, 2017), Lenin Lives (The Van Every Gallery at Davidson College, 2017), Monumentos, anti-monumentos y nueva escultura pública (Museo de Arte de Zapopan y Museo Universitario del Chopo, 2017), por mencionar las más actuales. Participó en Viva Arte Viva, exhibición programada en la 57 Exposición Internacional Biennale Di Venezia 2017. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, 2016-2019.

Cinema planeta en el Ojo de la moscay La hormega

Cinema planeta apuesta por los estudiantes y la educación

  • Se inaugurará este martes 21 a las 19:00 horas en el Cine Morelos

  • El festival presentará 80 títulos, divididos en 8 secciones

  • Palomitas, la sección infantil; Cuenca, sección de trabajos regionales

  • Crecimiento e internacionalización en 11 años de trabajo

Juan Pablo Picazo

— Yo creo que mucho de la tendencia de Cinema Planeta desde sus orígenes al día de hoy, es que hemos tendido a volvernos más educativos; por ejemplo, todo nuestro programa de salas ambientales que implica llevar estudiantes a las salas de cine en las mañanas, y ahorita estamos más o menos en los 20 mil estudiantes asistiendo a lo largo de dos semanas.

Así responde Gustavo Ballesté, codirector de Cinema Planeta, Festival de cine con temática ambiental, en el programa El Ojo de la Mosca, del Instituto Morelense de Radiuo y Televisión (Imryt) a la pregunta de cómo se han transformado los objetivos de este festival a lo largo de sus 11 años de existencia. Añade: “Imagínate el trabajo para lograr eso muchas instituciones educativas, y culturales, el Gobierno, y la sociedad civil, científicos, y demás hacemos juntos este programa y hemos llegado a picos de hasta 30 mil estudiantes en una edición, que fue algo tremendo; pues eran ya casi un propio festival esas salas ambientales.”

Estudiantes de nivel básico en Cinema Planeta.Refirió que si bien en principio el trabajo de Cinema planeta tendía a ser más cinematográfico que educativo, fueron notando las necesidades y exigencias del público, por lo que se han creado muchas secciones que son educativas, para comunicadores, para presentarles a directores de cine profesionales, que tengan roce con ellos; otra experiencia son los Work in progress, que son películas en proceso de filmación, que son para acercar a los jóvenes a ver cómo son estos procesos, talleres como los de stop motion y otras técnicas, orientados siempre hacia el medio ambiente.

Los inicios

— ¿Desde hace 11 años para acá, cuál ha sido el crecimiento del festival y de sus públicos?

Estábamos planeando esto en 2008, Eleonora Isunza y Gustavo Ballesté estábamos juntos, dándole forma, creando este festival, y anticipando los posibles obstáculos a los que habríamos de enfrentarnos, por ejemplo ¿Qué tanto cine ambiental vamos a encontrar cada año? ¿Y qué tan posible será que podamos programar este festival cada año?

Obviamente con los años nos hemos dado cuenta lo mucho que ha crecido el cine de corte ambiental, y no, nos referimos al tipo de documental televisivo sobre plantas y animales; nosotros usamos el lenguaje cinematográfico y vemos el cine ambiental de una manera amplia, es decir, atendemos a todo aquello que entraña una relacion de nosotros como seres humanos con nuestro entorno, por lo tanto eso nos lleva a cuestiones sociales, la defensa del territorio, y en general todas las relaciones del ser humano con su entorno, y esto nos da mucha tela de dónde cortar.

Cinema planeta en Cuautla.Y has de cuenta que al primero, si mal no recuerdo, asistieron 10 o 12 mil personas más o menos y a estas alturas ya estamos en números de 40 a 45 mil personas nada más en lo que respecta a las dos semanas de festival que tenemos, que son una aquí en Cuernavaca y en Tepoztlán, y la segunda en Cuautla.

Ballesté nos cuenta que al principio como que sólo era en Cuernavaca, y ahora ya llega a casi todos los municipios de Morelos gracias a alianzas y colaboraciones como la de la Carreta móvil porque cada día están yendo a un municipio diferente a proyectar películas en las plazas públicas.

Entonces, explica, ya es un festival que abarca todo el estado, que atrae mucha gente y que además viaja, pues también estará en la Cineteca nacional con una muestra, “…y con todo ello al año ya andamos más o menos en los 70 mil espectadores, atendidos en todo el país, latinoamérica y otros países.”

Una organización en crecimiento

— ¿Cómo se han establecido las alianzas y colaboraciones de Cinema planeta para darle un mayor cuerpo a la organización del festival?

Siendo una organización de la sociedad civil, pues nosotros desde nuestra trinchera no somos un equipo tan grande a lo largo del año, o sea, somos más o menos unas seis u ocho personas que trabajamos todo el año, pero tenemos que robustecer el equipo en la medida en que se acerca el festival y que quede como de unas cincuenta personas para que podamos accionar el festival y que funcione, pero además, tenemos entre 100 y 150 voluntarios que se enrolan en las filas de Cinema Planeta cada año.

Es muy lindo ver llegar a los jóvenes y desarrollarse y tener experiencias profesionales con nosotros, aunque también trabajamos mucho con gente de servicio social de la UAEM, y de pronto ha ocurrido que gente que llegó como voluntario al festival, después se mete de lleno a las filas de Cinema Planeta y trabaja con nosotros, y sin duda alguna han dejado su huella y su sello en el festival.

Prospectiva contra realidad

¿Alguna vez pensaron que llegaría a esos niveles?

Híjole pues tal vez al principio no, pero después poco a poco nos fuimos dando cuenta de que la gente pedía otras cosas y además fue una buena decisión de la dirección conjunta de Elenora y mía que supimos poco a poco ir colocando el festival en los circuitos de festivales cinematográficos nacionales, de insertarlo ahí y de llevarlo a otros estados, de formar junto a otros festivales la Red Mexicana de Festivales Cinematográficos, que es una organización robusta de 50 festivales de vine nacionales, entonces.

Cinema planeta en el centro histórico de CuernavacaAdemás de internacionalizar, creamos la Green Film Network, que es la Asociación de Festivales ambientales cinematográficos pero a nivel mundial, en donde somos 40 festivales colaborando. Entonces han sido movimientos políticos, estratégicos, con los que hemos logrado que el festival se profundice, que llegue a muchos lugares y que ahora estemos entre los 10 festivales de cine más importantes a nivel nacional.

En Cinema Planeta se van a encontrar 80 títulos cinematográficos divididos en 8 secciones como la denominada Focos, que está dedicada al espacio,  Palomitas, especial para el público infantil, en la que destaca la película Tesoros de María Novaro, y Cuenca, que recoge el trabajo regional de Morelos y otras como las competitivas de nivel nacional e internacional.

Encuentra la cartelera y toda la información de este Cinema Planeta 2019, en: https://cinemaplaneta.org/

Fomentar la hermandad entre mexicanos, meta de Morelos en la FILO 2019

Lo más importante de la participación del estado de Morelos en la décima Feria Iberoamericana del Libro Orizaba 2019 (FILO), es el establecimiento y/o fortalecimiento de los lazos de hermandad que como mexicanos tenemos con los habitantes de Veracruz, señaló Montserrat Orellana Colmenares, directora de publicaciones de la Secretaría de Turismo y Cultura de Morelos (STyC).

Entrevistada este lunes 13 en el programa El ojo de la mosca, revista de divulgación científica y difusión cultural del Instituto Morelense de Radio y Televisión, dijo que para cumplir con dicho objetivo, en fechas anteriores la Biblioteca vagabunda desarrolló unos talleres para que los niños de Morelos escribieran cartas a los niños de Orizaba y les contaran cómo es su estado, esto, aparte de la muestra de l arte y la cultura morelense que se presentará en dicha feria.

Orellana Colmenares dijo que la Feria del Libro de Orizaba 2019, a desarrollarse del 17 al 26 de mayo, contará en su programa con un stand dedicado a la producción editorial morelense, tanto de las casas independientes como Praxis Editorial, Acá Las Letras, Lengua de Diablo, Magenta Ediciones, Publicaciones UAEM, Voz de la Tribu, Svarti Editores, Libertad bajo palabra, La Cartonera, Cascarón Artesanal y Aquelarre Editoras, las cuales suman aproximadamente 18 más 2 de corte académico, la de la Universidad Autónoma del estado de Morelos UAEM, y de El Colegio de Morelos.

Durante la entrevista, desarrollada vía telefónica, dijo que el Fondo Editorial del estado de Morelos (FEDEM), el lunes 20 de mayo a las 19 horas presentará tres títulos que son: Confín de nadie, de Ximena Jurado; Bultos de ropa, de Tayde Bautista, y Un Dios lubricante, autoría de Tania Carrera.

Abundó que también “se presumirá” en esta feria, la Colección de Literatura Universal para Jóvenes y Adultos, con grabados hechos por jóvenes de Tepoztlán, material que contiene un código QR que permite tener acceso a imágenes de realidad aumentada.

Montserrat Orellana reiteró que como estado, “es de suma importancia llevar nuestra cultura a otros lugares y que salga a los reflectores a nivel nacional, pues no sólo exhibe nuestra variada y rica expresión cultural, sino que ademá permite el establecimiento de alianzas que posibiliten el intercambio; por lo que ya se encabeza una agenda de trabajo con autoridades del municipio de Orizaba para traer a Morelos una muestra de sus trabajos artísticos.”