Imagen de Gianfranco De Bei en Pixabay

Noctívago

Non Sum

Juan Pablo Picazo

 

Era un laberinto,
era de mirada un tramo;
tal vez
algunos kilómetros de nada,
pero esos versos
contaban sus ideas
y explicaban
todos los rostros
que su tinta
fue tejiendo en cuadernos,
en sobrantes de papel
y una o dos anónimas paredes.

No era poeta
a los preclaros ojos
de los bardos,
ni cronista
para los memoriosos,
esos hombres
esas mujeres
que lo cuentan todo de sus pueblos
en papeles
y en el aire,
y las pantallas.

No era,
no fue,
no creíble dato,
no corroborable auriga
ni pensador autorizado,
nada de aedo
ni de rapsoda,
casi ni predecesor,
consorte fantasma
atado a otras clepsidras
y sin un tiempo propio.

Resucitaba diario empero,
y marchaba enmascarado
al campo de labor
para sembrar palabras,
retando diminutos,
asesinos monstruos
que tenían a millones encerrados
en ablución perpetua,
embarcados en mitos,
y profecías dataístas.

Omnis morbus

Homo clausa

Juan Pablo Picazo

La humanidad
se disolvió en pausa,
sus muchas otredades
perdieron
relumbre y luz.

Tras pétreas cortinas,
delgadas paredes
apenas presentidas
se escondieron.

Esperaron,
el paso del segador
mendaz les pareció,
pero ahí estaba: cosechando
hermanos y madres,
conocidos y anónimos caídos en las calles.

Abrieron ventanas
para verse en la distancia,
desempolvaron bolas mágicas
y escucharon las voces del consejo.

Otros profetas negros
negaban el peligro
porque peligro se llamaban
y fue que muchos creyeron,
y muchos cayeron.

La tormenta escamparía,
seguro es,
pero mientras,
la necrópolis hambrienta
espera que le sea servido
cualquiera de nosotros.

Locutorio

Entrevista con Elba Stephens Wülfrat sobre su más reciente libro Bestiario morelense, en el que retrata el pensamiento mágico de las comunidades del estado de Morelos y muestra los personajes que lo habitan.

Entrevistada el pasado 13 de marzo de 2020, en el Programa El Ojo de la Mosca del Instituto Morelense de Radio y Televisión, estas son sus palabras.

Mi profundo agradecimiento a Cinthya Chávez por la edición en video, y a Laura Duarte, por su labor como productora.

Yo lector

Locutorio